Friday, September 29, 2006

Reformas al Codigo Aduanero

Escribe: Escriben Pablo A. Baroffio y Sergio I. StepanenkoMediante el dictado de la Ley N° 25.986 se introdujeron interesantes modificaciones al Código Aduanero. Es nuestra intención comentar aquellas más relevantes en sucesivas notas, por lo cual en este primer envío haremos una referencia a la reforma de manera general.
En primer término, nos referiremos a los nuevos poderes y funciones de control que detenta la Aduana, para lo cual estimamos útil recordar previamente que existe una parte del territorio aduanero llamada zona primaria aduanera, que comprende básicamente puertos, muelles, aeropuertos, pasos fronterizas, depósitos, plazoletas, etc. Por otra parte, existe la llamada zona secundaria aduanera. Las principales diferencias entre una y otra se presentan en las operaciones que allí se realizan y en las facultades de control que la Aduana posee en cada una. Estas facultades fueron ampliadas mediante la modificación de los arts. 122, 123 y 124, permitiendo al servicio aduanero inhabilitar preventivamente los instrumentos de medición y de control de bienes utilizados en operaciones de comercio exterior, tanto en zona primaria como en zona secundaria aduanera, ante la detección de irregularidades en los mismos, hasta que fueran subsanadas, y facultándolo para clausurar depósitos y locales ubicados en zona secundaria aduanera por el plazo de 3 a 10 días hábiles con la condición de dar cuenta de ello al juez competente de manera inmediata. También se facultó a la Aduana a solicitar una orden de allanamiento cuando un operador de comercio exterior se negare a suministrar los informes o documentos que se le requirieran, o directamente impidiere o entorpeciere la acción del servicio aduanero.En lo atinente a la declaración que comprometen los importadores y exportadores, la reforma bajo análisis introduce quizás la modificación más celebrada por el ambiente del Comercio Exterior. Entre otras posibilidades, el importador puede rectificar, modificar o ampliar dicha declaración hasta 5 días posteriores al libramiento de la mercadería (artículo 225), ello así, en tanto y en cuanto la inexactitud fuere comprobable de la lectura de la declaración aduanera o los documentos complementarios, y se acreditare debidamente ante el servicio aduanero. Por su parte, de acuerdo con el artículo 322, los exportadores podrán hacer lo propio -rectificación, ampliación o modificación con posteridad al libramiento- hasta que la mercadería sea cargada en el medio de transporte que parta con destino inmediato al exterior (en exportaciones por las vías aérea o acuática) o hasta que el último control de la aduana de frontera autorice la salida del medio de transporte (en operaciones por la vía terrestre). Asimismo, el servicio aduanero podrá autorizar las enmiendas de las declaraciones de exportación siempre que las mismas no configuren delito o infracción. A su vez, mientras en su anterior redacción el Código se limitaba a mencionar que las solicitudes de destinación debían formalizarse mediante declaración escrita, ahora se recepta la existencia del Sistema Informático María (SIM) y se agrega expresamente la posibilidad de que los declarantes soliciten la intervención de la Aduana y que brinden los elementos que estimen necesarios para efectuar una correcta declaración cuando el sistema informático no los contemple. En estos casos, el servicio aduanero contará con un plazo de 5 días para expedirse, pudiendo el declarante deducir contra ese acto el recurso de impugnación previsto en el artículo 1.053. El tema no es menor, y será desarrollado en una nota específica.Otra importante cuestión relativa a la naturaleza de la declaración comprometida se ve reflejada en la nueva redacción de los artículos referidos a las distintas destinaciones de importación y exportación. En la anterior versión de los artículos 234 (Importación para Consumo), 253 (Importación Temporaria), 287 (Depósito de Almacenamiento), 298 (Tránsito de Importación), 332 (Exportación para Consumo) y 352 (Exportación Temporaria), se disponía que la declaración debía indicar, además de la destinación solicitada, la posición arancelaria aplicable, naturaleza, especie, calidad, estado, peso, cantidad, precio, origen, procedencia y toda otra circunstancia o elemento necesario para permitir la correcta clasificación arancelaria y valoración de la mercadería de que se tratare por parte del servicio aduanero. Ahora, la norma dispone que el importador debe indicar toda circunstancia o elemento necesario para permitir a la Aduana el control de la correcta clasificación arancelaria y valoración de la mercadería que se trate. Entendemos que esta modificación implica que el servicio aduanero, en lugar de tener la obligación de clasificar, valorar y liquidar a partir de la información que le proporcionaban los interesados, limita su actuación al control.En lo referido al Régimen de Garantía, se indica en el artículo 455 que éstas podrán constituirse, ampliarse, modificarse, sustituirse y cancelarse por medios electrónicos o magnéticos que aseguren razonablemente la autoría e inalterabilidad de las mismas, en las formas, requisitos y condiciones que a tal efecto establezca la reglamentación. También dispone en el artículo 458 que el régimen de garantía no podrá ser utilizado cuando “e relacionare con la percepción de estímulos a la exportación vinculada a un proceso judiciales o sumario administrativo pendiente de resolución”plain.En relación con la valoración de exportaciones realizadas a través de oleoductos, gasoductos, poliductos o redes de tendido eléctrico se dispuso en el artículo 736 que el valor imponible para la aplicación del derecho de exportación ad valorem incluye la totalidad de los gastos ocasionados hasta el lugar en que se practica la última medición de embarque.En lo relativo a la materia penal aduanera, se actualizaron los montos de ciertas multas (artículos 869, 992, 994 y 995) y se agravaron las sanciones para determinadas conductas. En este sentido la modificación más relevante consiste en el aumento a 2 años de la pena mínima de prisión para los casos de contrabando simple (artículos 863 y 864) y a 4 años en los casos de contrabando agravado (artículo 865). En este mismo artículo se incluyó en el inciso i) un nuevo supuesto de contrabando agravado: “l valor de la mercadería en plaza o la sumatoria del conjunto cuando formare parte de una cantidad mayor, sea equivalente a una suma igual o superior a $ 3.000.000”plain.AUTODENUNCIAEl artículo 917 del Código Aduanero que trata la importantísima figura de la autodenuncia que permite una reducción de 75% de la multa mínima, también fue modificado. De acuerdo con el texto anterior, la autodenuncia procedía cuando el responsable comunicaba por escrito la existencia de una declaración inexacta con anterioridad a que la Aduana por cualquier medio la hubiere advertido o a que hubiere un principio de inspección aduanera o a que se hubiesen iniciado los actos preparatorios del despacho ordenados por el agente verificador. Luego de la reforma, la existencia de infracciones aduaneras debe comunicarse antes: 1) que el servicio aduanero la hubiese advertido por cualquier medio o 2) que en el trámite del despacho se hubiera dado a conocer que la declaración debe someterse al control documental o a la verificación de la mercadería. Asimismo dispone que la reducción de pena procederá aun cuando la comunicación se hiciera con posterioridad al libramiento de la mercadería, siempre que no hubiere en curso un proceso de inspección aduanera o impositiva y el servicio aduanero pudiere constatar la inexactitud, en los plazos y con las formalidades que establezca la reglamentación. Finalmente aclara que la reducción de pena no procederá en los supuestos en los cuales la infracción consistiera en el mero incumplimiento de los plazos acordados para la realización de determinadas destinaciones u operaciones. Adviértase que ahora el beneficio se aplica a otras infracciones además de las declaraciones inexactas.El artículo 947 establece que en ciertos casos en que la mercadería objeto de contrabando o tentativa de contrabando no supere un determinado valor en plaza, el hecho se considerará infracción aduanera de contrabando menor. La reforma elevó dicho valor de $ 5.000 a $ 100.000. En cambio, cuando se trate de tabaco o sus derivados el hecho se considerará infracción de contrabando menor cuando el valor en plaza fuere menor de $ 30.000.Otra medida que será objeto de un comentario especial es la derogación del artículo 957 que rezaba: “a clasificación arancelada inexacta comprendida en cualquier declaración relativa a operaciones o a destinaciones de importación o de exportación no será punible si se hubieren indicado todos los elementos necesarios para permitir al servicio aduanero la correcta clasificación arancelaria de la mercadería de que se tratare”plain.Otra modificación procesal, pero de alto impacto negativo en los operadores de comercio exterior, es la eliminación del efecto suspensivo para las impugnaciones previstas en el artículo 1.053 en los casos en que se intimare la restitución de los importes que el Fisco hubiere pagado indebidamente en virtud de los regímenes de estímulos a la exportación y los casos en que se aplicaren multas automáticas.El artículo 1.115 establece que deben someterse a la aprobación de la Dirección General de Aduanas las resoluciones por las que el administrador: a) desestimare la denuncia, sobreseyere o absolviere, o b) atenuare la pena de acuerdo con el artículo 916, siempre que el valor en aduana de la mercadería o el monto de la atenuación, respectivamente, fuere superior a $ 5.000. El artículo 1.126 dispone que el procedimiento de ejecución tramitará de acuerdo a las normas del juicio de ejecución fiscal previsto en la Ley N° 11.683 (Ley de Procedimiento Tributario), siendo de aplicación supletoria las disposiciones del Código Procesal Civil y Comercial para los aspectos no reglados en la ley mencionada ni en el Código.También se introdujeron modificaciones a la Ley N° 25.603. El servicio aduanero podrá disponer la venta, bajo ciertas condiciones, de la mercadería que se hallare bajo su custodia afectada a procesos judiciales o administrativos en trámite. La medida dispuesta deberá ser notificada a la autoridad judicial o administrativa que corresponda a efectos que la misma indique en un plazo no mayor a 10 días la muestra representativa de la mercadería secuestrada que deberá conservarse. Asimismo, cuando se tratare de tabaco o sus derivados, procederá a su decomiso y destrucción. El producido de las ventas referidas integrará un fondo destinado a resarcir a los titulares de la mercadería vendida, con derecho a percibir una indemnización, de conformidad con lo que disponga la reglamentación.FALSIFICACIONDE MARCA Finalmente, se incorpora una prohibición a la importación y exportación de mercaderías cuando de la simple verificación de las mismas, resultare que se trata de mercaderías con marca de fábrica o de comercio falsificado, de copia pirata o que vulnere otros derechos de propiedad intelectual o de propiedad industrial que al titular le otorgue la legislación nacional. Si tal situación no fuere evidente, la Aduana podrá suspender el libramiento por un plazo máximo de 7 días hábiles a fin de consultar al titular del derecho para que éste pueda requerir al juez competente las medidas cautelares que entienda corresponderle. Si la mercadería fuera librada a plaza por ausencia del ejercicio del derecho por parte del titular, el servicio aduanero deberá comunicar tal circunstancia a la autoridad competente en la defensa del derecho del consumidor. Lo expuesto será de acuerdo a las condiciones y procedimientos que establezca la reglamentación que no ha sido publicada aún.Este último tema no es el único que requiere o del cual se espera una reglamentación que venga a aclarar o incluso a tornar en operativas las disposiciones previstas por el legislador. A la fecha contamos con el Decreto N° 65/2005 relativo a la adecuación del juicio de ejecución fiscal previsto en la Ley N° 11.683 a la ejecución de deudas aduaneras, pero no muchos más aportes reglamentarios.No podemos dejar de señalar que esta reforma se limitó a temas puntuales, sin abordar de manera integral la totalidad de cuestiones que a nuestro criterio necesitan una revisión en la legislación aduanera. (*) Pablo A. Baroffio es contador público, especialista en Comercio Exterior, integrante del área de Customs & International Trade de Ernst & Young Argentina.Sergio I. Stepanenko es abogado, especialista en Derecho Aduanero, a cuyo cargo se encuentra el área mencionada.

0 Comments:

Post a Comment

<< Home